Creando un semáforo en Scratch

Home / Nivel / Iniciación / Creando un semáforo en Scratch

Introducción

Todos sabemos cómo funciona un semáforo, y ciertamente es algo relativamente sencillo de llevar a cabo. Crear un semáforo en Scratch también te permitirá utilizarlo (o basarte en él) para otros proyectos, como por ejemplo un juego de carreras. Hoy os proponemos un nuevo reto en Scratch: crear vuestro propio semáforo.

Deberías saber

  • Manejo básico de Scratch (nivel iniciación).
  • Uso de la instrucción esperar y/o de los mensajes.
  • Manejo de disfraces de un objeto.

Objetivos

  • Sincronizar tiempos.
  • Determinar cuáles son los estados del programa (colores).
  • Implementar un dispositivo de la vida real en un entorno virtual, como es Scratch.

Todos sabemos cómo funciona un semáforo. Es algo parecido a esto:

Y aunque es cierto que la duración de los colores depende mucho del lugar en el que esté ubicado el semáforo, el cruce, el tráfico, etc. Incluso en los dispositivos más modernos existen una serie de sensores que hacen que los tiempos de encendido de cada luz varíen según el número de vehículos que haya en la carretera.

En este reto os proponemos implementar vuestro propio semáforo. Podéis hacerlo de muchos modos:

  • Creando vuestras propias luces (simples círculos de cada uno de los colores). Un color más oscuro representará que está apagada; un color más claro que está encendida.
  • Buscando imágenes de semáforos e incorporándolos a tu proyecto. Por ejemplo, aquí te dejamos unas cuantas que te pueden valer.

Una vez hayas elegido las imágenes tendrás que pensar cómo incorporarlos a tu proyecto. Y es que, como en prácticamente cualquier proyecto de programación, implementar un semáforo en Scratch puede hacerse de muchas formas diferentes. Puedes hacerlo con diferentes objetos para cada color, o todos en un único objeto como los diferentes disfraces. Tú decides.

Lo que sí debes tener en cuenta es que el semáforo debe ser automático, es decir: debe funcionar él solo. No tienes que pulsar ninguna tecla para que vaya cambiando de color.

Una vez tengas tu primer semáforo en Scratch, puedes seguir programando. A continuación te damos unas cuantas ideas para que puedas continuar:

  • Si ya has creado un semáforo, ¿te animas a crear un segundo? Por supuesto, cuando uno esté en verde el otro debe estar en rojo, y viceversa. Como si fuese un cruce de verdad.
  • Pero los cruces no tienen sólo dos semáforos: ¿te atreves a poner cuatro semáforos funcionando todos a la vez?
  • Aunque puedes sincronizar varios semáforos con bloques de esperar, es mucho más efectivo hacerlo enviando y recibiendo mensajes. ¡Pruébalo!
  • Ahora que ya dominas los semáforos en Scratch, ¿te animas a meter uno en un videojuego? Por ejemplo uno que indique el inicio de una carrera, como en la Formula 1.
  • Si quieres un super-reto, puedes crear un cruce de dos carreteras en las que van llegando coches cada cierto tiempo aleatorio. Tú eres el encargado de ‘controlar’ los semáforos, abrirlos, cerrarlos… para que el tráfico sea lo más fluido posible.

No olvides compartir con nosotros tus creaciones. También puedes encontrar más bananas siguiéndonos en BananaCoders en la comunidad de Scratch o en nuestro Twitter @BananaCoders.

Deja un comentario