Adaptarse o morir, jóvenes programadores

Home / Noticias y eventos / Adaptarse o morir, jóvenes programadores

El mundo cambia, dicen que evoluciona, algunos lo ponen en duda, pero cambiar, cambia. “No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta a los cambios”, poniéndonos un poco darwinistas… Adaptarse o morir. Y llevando esto al ámbito que nos ocupa, la educación, pasa lo mismo. Tenemos más posibilidades que nunca pero, ¿se están aprovechando estas posibilidades?. Yo formo parte de las primeras generaciones que tuvieron clases de informática en el colegio y realmente creo que no me sirvieron para nada. Ahora tenemos herramientas para aprovechar y sacar rendimiento a la tecnología que parece que, a la fuerza, tiene que entrar en las aulas. Pero de qué sirve cargar de tecnología un aula si esto no va acompañado de métodos que le saquen partido. Es como si regalo un iPhone a mi abuelo, con suerte conseguiré que aprenda a descolgar, con mucha suerte, y ya.

En Mundo Educa trabajamos para aprovechar estas nuevas oportunidades que la tecnología nos brinda. Sabemos que la programación es una puerta a muchos trabajos en el futuro. Que los niños aprendan a programar no es nuestro objetivo final, que los niños aprendan a programar debe se el medio, no el fin. Un medio muy potente.

Este vídeo que adjunto muestra la visión de un pequeño programador y refleja sus sensaciones. Nuestro objetivo no es ser una factoría de niños programadores. Pero esperamos que la programación pueda ayudar a los nuestros a ser personas capaces de tratar la información, y de que se vuelvan más receptivos y críticos analizando la misma. Que no solo sepan solucionar problemas, sino también identificarlos. Formular sus propias hipótesis e implementar sus ideas por pasos.  Con la programación también buscamos desarrollar las capacidades creativas y su curiosidad intelectual. También, gracias a las presentaciones de sus propios proyectos, ayudamos a realizar una comunicación efectiva y al desarrollo de nuevas habilidades sociales.

Nos queda mucho camino por hacer, pero nos estamos adaptando.

Deja un comentario